BIBI CEIBA - MADRE CEIBA

<>
Escondida en una loma, con vista hacia el bello valle de Maunabo, se encuentra la centinela del Guayanes - Bibi Ceiba - La Madre Ceiba. La Ceiba es árbol sagrado por excelencia. La Ceiba ha sido objeto de culto por parte de nuestros ancestros los tainos. Era también sagrado para los negros que se importaron durante la colonia.
<>
Si fuera posible regresar al Maunabo del siglo XVIII, cuando el taino, español y negro se fundían, y interrogar a un jíbaro, sobre este misticismo que despierta la Ceiba en todo Boriken, dirá invariablemente que "es bendita", que sus ancestros le han enseñado a adorarla, porque "es lo más sagrado y lo más grande de este mundo". Y todos repetirán exactamente lo mismo: La Ceiba es santa. Es el árbol del santísimo Yaya (Dios). Dira que es "árbol que guarda los misterios de Atabey - la Madre Tierra". También dirán que es indestructible. Prueba de ello es, que los elementos, con todo su furia, la respetan; no la desgaja el huracán más fiero; no la fulmina el rayo. El rayo respeta a la Ceiba y a más nadie.
<>
Tal vez ahora podemos entender porque estos árboles están cargados de leyendas y rodeados de misterio. Las narraciones, leyendas, y creencia de su imponente fuerza y santidad se trasmite de generación en generación. Una costumbrista llenaría centenares de libretas de campo con las historias que se cuentan de las ceibas, veneradas y temidas de un extremo a otro de Boriken. Imagínense si la Ceiba pudieran hablar. Nos dirá que debajo de sus ramas y cobijadas del sol, las Aracoel (Abuelas) Taina le contaban a sus nietos las leyendas de la gran travesía a Boriken, de una gran tierra al otro lado del Bagua (mar). También te contaría que siglos mas tarde, las abuelas africanas, buscaban su sombra para contarle a sus nietos las amarguras de la travesía de su amada Africa. Debajo de la sombra y con el sonido del mayohacan y maraca, los tainos hacían sus guateques - bailando guarachas y jaranas. Y los africanos, con sus tambores, los bailes de Nigeria y Dahomey.
<>
¿Matar una Ceiba? Si, dije "matar" una Ceiba. Las Ciebas sienten y sufren. Qué atrocidad! La Ceiba ni se corta ni se quema. La Ceiba se respeta. Se respeta por los siglos que se ha mantenido firme contra las inclemencias. Quien cortaría un árbol que nos da sombra, que nos protege, que embellece el paisaje con su majestuosidad. Para los tainos tocar una Ceiba con la mano los fortificaba. Para nuestros tainos, todo en ella es beneficioso. Ellos la contemplaba, mirando con gran curiosidad el agua que resbala por su tronco. Mirar una Ceiba alegra y refresca el corazón. Este árbol que se cree perpetuo, no ha sido respetado por el hombre. Ellos miran a este gigante verde como un estorbo - algo que hay que sacar o matar – porque nos se puede detener el progreso. Donde una vez habían cientos de ceibas, hoy hay cemento y brea. Sin la Ceiba, el paisaje pierde su fuerza mística - su fuerza vital. Protegemos a Bibi Ceiba – centinela del Guayanés.
<>


Sendero a Bibi Ceiba - Path to Mother Ceiba

Bibi extiende sus ganchos para recibirnos - Bibi Welcomes Us

Bibi se impone en el paisaje - Bibi Dominates the Landscape

Bibi Ceiba guarda sus secretos - Bibi guards her secreats

Centinela del Valle - Valley Sentinal


Ceiba de Costa Rica



Ceiba en Mexico

Ceiba en Vieques

1 comentario:

Alberto dijo...

Excelente trabajo para comunicar el
amor a los hermanos árboles.
Desaría recibir más información al respecto.